Existen diversas formas de ejercer el Derecho de Familia. En Inteligencia Legal creemos que se requiere un enfoque muy diferente al de otras áreas, por ello nuestro asesoramiento en esta materia se centra en acompañar al cliente en un proceso de cambio significativo, minimizando los efectos colaterales de separaciones y divorcios, protegiendo al núcleo familiar, principalmente a los niños, niñas y adolescentes.

La tarea de un buen abogado de familia reside en ayudar al cliente a alcanzar los objetivos por medio del acuerdo, mediante métodos alternativos de solución de controversias, alentando la comunicación colaborativa en lugar de la confrontación. En los casos en que, agotados todos los caminos de resolución alternativa de conflictos no se ha podido llegar a un acuerdo, entonces el litigio puede convertirse en la única vía para recuperar el equilibrio perdido entre ambas partes, en la que como únicos mecanismos de solución habrá que recurrir a medidas cautelares y de protección; acciones legales que generen precedente, y juicios que permitan lograr una paridad en las condiciones, incluso una resolución más justa.

La decisión de un divorcio nunca es fácil, aún cuando el Nuevo Código procure hacerlo express. Hay un divorcio legal y otro emocional, que no siempre se producen al mismo tiempo. Nuestra tarea incluye, asimismo, el máximo cuidado de los hijos menores y adolescentes quienes en todos los procesos suelen ser los más afectados; porque cuanto comprendemos que muchas veces son quienes más sufren ante las situaciones del mundo adulto que los rodea, plantamos soluciones a las controversias enmarcados en el real Interés Superior.

En materia de Derecho Familiar, atendemos a nuestros clientes de forma personalizada, garantizando siempre la confidencialidad, que es uno de nuestros valores primordiales.

Nuestros servicios de derecho de familia

Vea nuestros siguientes apartados para conocer más detalles…